Despido interinos

La Asociación de Interinos Docentes de la Región de Murcia (AIDMUR) llevó a los Tribunales la situación de 74 docentes interinos murcianos que finalizado el curso escolar fueron despedidos perdiendo su derecho a cualquier tipo de indemnización y el derecho de todos los trabajadores a disfrutar de vacaciones remuneradas.

El Tribunal Supremo falla a favor de los docentes considerando la decisión de la Administración discriminatoria y contraria al Derecho y jurisprudencia de la Unión Europea.

Discriminación de trato

Entiende el Tribunal Supremo en su sentencia de fecha 11 de junio de 2018, que el trato discriminatorio de los profesores interinos proviene de la vulneración por parte de la Administración del principio de igualdad de trato contemplado en la normativa europea.

Argumenta la Sala de lo Contencioso – Administrativo que la decisión de la administración de despedir a los profesores interinos no universitarios en el mes de junio para volver a contratarlos en septiembre, alegando criterios meramente presupuestarios, no responde a decisiones objetivas y “conduce a una diferencia de trato en detrimento de los trabajadores con contrato de duración determinada”.

El argumento principal del Supremo es la vulneración por parte de la Administración de la cláusula 4 (principio de no discriminación) de la Directiva 1999/70/CE sobre trabajo de duración determinada, según la cual “no podrá tratarse a los trabajadores con un contrato de duración determinada de una manera menos favorable que a los trabajadores fijos comparables por el mero hecho de tener un contrato de duración determinada, a menos que se justifique un trato diferente por razones objetivas”.

Conclusión del Tribunal Supremo

No quedando argumentada la objetividad de la decisión adoptada por la Administración, entiende el Tribunal que “la relación laboral entre el funcionario docente interino y la Administración educativa queda truncada, a diferencia de lo que ocurre para el funcionario de carrera, cuando aún no han concluido las funciones, cometidos y actividades que son propias de ese concreto puesto de trabajo para el que el funcionario interino fue nombrado”. Así mismo tacha el Tribunal la práctica desarrollada por la Administración de “monstruosidad laboral” en tanto en cuanto se trata de “contratar a un trabajador para que realice sus funciones mientras la empresa está abierta y, cuando ésta cierra en verano, despedirle y volverle a contratar en septiembre para no pagarle las retribuciones ubicadas en el periodo vacacional”.

Finalmente, concluye la Sentencia que “tal vulneración es merecedora de la sanción de nulidad de pleno derecho”.

© 2018 by JMA

logo-footer