Sentencia

SentenciaUna joven de 29 años, que sufría anorexia y bulimia, encontró en la calle una cartera en la que había varias tarjetas bancarias y en lugar de buscar al propietario de la misma, las cogió para usarlas y así saciar la ansiedad que le producían las enfermedades que padecía. Obtuvo móviles de compañías telefónicas que vendió para conseguir dinero y comer de forma compulsiva sin que su familia se percatase.

Piden prisión para la joven por no pagar la multa a tiempo

Cinco años después y una vez que ha pagado las indemnizaciones y curada de su enfermedad, con dos hijas, la joven tendrá que cumplir una pena de seis meses de prisión por no pagar a tiempo la multa de 1.440 euros por la que se conmutó la pena. Si no le conceden el indulto para el cual recoge firmas a través de internet, irá a la cárcel. El juzgado de lo Penal número 12 de Valencia le condenó en septiembre del año 2012 a un año y nueve meses de prisión por un delito de falsificación y a otros seis meses por un delito de estafa.

La primera de las penas, fue suspendida en febrero de 2013 por ser la primera vez que delinquía, por ser una pena inferior a dos años de prisión y haber pagado todas las indemnizaciones impuestas. Aunque la pena restante, que era de seis meses, le fue sustituida por una multa, su abogado explica que una serie de errores le dejan ahora con el pie en prisión. Sus abogados le dijeron que “no tenía que pagar la multa porque era insolvente”, ella no pagó y el juzgado revocó esa permuta en julio de 2013 y le obligó de nuevo al cumplimiento de los seis meses de cárcel. Cuando ésta tuvo conocimiento de dicho problema pagó multa, pero el juzgado le ha devuelto el dinero alegando que ya está fuera de plazo.

CategoryPenal

© 2018 by JMA

logo-footer