abusos

abuso

Un joven fue condenado a nueve años de cárcel por abusos sexuales a su hija de cinco años de edad aprovechando las estancias de ésta con él y en virtud del régimen de visitas establecido tras dejar la relación sentimental con su novia.

La sección Primera de la Audiencia condena al acusado a nueve años de prisión y al pago de una indemnización de tres mil euros por un delito continuado de abusos sexuales, además de la imposición de seis años de inhabilitación para el ejercicio de la patria potestad respecto a la víctima y diez años de alojamiento.

En 2007, las dos partes presentaron de mutuo acuerdo en los juzgados de Marchena una demanda para regular las medidas referentes a su hija, y en dicha demanda aparecía adjuntado un convenio regulador en el que se reconocía al procesado un régimen de visitas respecto a su hija, el cual consistía en dos horas los miércoles y domingo de cada semana.

Los hechos en los que el padre abusó sexualmente de su hija y aprovechó para realizarle diversos tocamientos con la intención de satisfacer así sus deseos, ocurrieron en septiembre de 2010. En el testimonio con el que se cuenta se determina que la menor manifiesta que esos tocamientos, entre otros, se producían cuando se encontraba en casa de su abuela paterna y además, la madre de la víctima corrobora que su hija le confesó que su padre le tocaba y los informes médicos destacaron que presentaba la rotura del himen típica y producida mediante el tocamiento con los dedos.

La Sala señala que este tipo de hechos ocurrieron cuando no había testigos delante. Además de la condena de cárcel, nueve años, la Audiencia impone al acusado el pago de una indemnización de tres mil euros por los daños morales causados de la víctima, que sufrió un trastorno de estrés como consecuencia de dichos hechos.

CategoryPenal

© 2018 by JMA

logo-footer