Protección infantil

Protección infantilEl “child grooming” se puede definir como un nuevo tipo de delito relativo a la seguridad de los menores en internet. Consiste en acciones premeditadas por parte de un adulto para establecer relaciones de amistad con un niño o niña en internet para así obtener una satisfacción sexual mediante imágenes eróticas o pornográficas del menor,  incluso para programar un encuentro sexual.

En nuestro Código Penal se tipificó como delito en el año 2010 recogido en el artículo 183 bis, pero a raíz de la reforma, Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo por la que se modifica el Código Penal, se incrementó la edad del consentimiento de los 13 a los 16 años, y pasó a estar regulado, actualmente, en el artículo 183 ter.

Elementos de este tipo penal:

En lo referente a la acción tipificada, cabe señalar que el tipo consiste en acciones llevadas a cabo por un adulto a través de, como dice el apartado primero de dicho precepto, “internet, teléfono o cualquier otra tecnología de la información y la comunicación […]” con el fin de concertar un encuentro sexual entre el adulto y el menor y/o engañar al menor para obtener material pornográfico.

Estamos ante un delito doloso que engloba tanto el conocimiento del autor sobre la finalidad sexual y la edad de víctima, y querer ejecutarlo.

Para que el hecho sea punible basta con la mera “toma de contacto” a través de cualquier medio tecnológico virtual, con intenciones de carácter sexual, requiriéndose además actos materiales destinados al acercamiento.

En cuanto a su modalidad agravada, su fundamento se halla en el empleo de la violencia, la coacción, la intimidación o el engaño con el fin de conseguir el acercamiento. En estos casos, el Código Penal castiga la acción con las penas en su mitad superior.

Por último, y lo más importante para nuestros lectores, es cómo se puede evitar o prevenir el “grooming”. Pues bien, en primer lugar, tenemos que concienciar a los menores sobre los peligros existentes en la Red; informarles de que no proporcionen imágenes o información a extraños; y mantener la seguridad de cuentas de usuario con contraseñas difíciles de averiguar.

Que hacer ante este delito:

No obstante, ante un posible “grooming” hay que formular inmediatamente denuncia para analizar la situación y recopilar todos los elementos que nos puedan servir como prueba del delito con chats, capturas de pantalla, emails, o cualquier otro medio que pueda ser relevante para esclarecer los hechos y poder tipificarlos como delito “online child grooming” regulado en el artículo 183 ter del Código Penal.

CategoryPenal

© 2018 by JMA

logo-footer