quemaduras laser

Una esteticista de un Centro de Depilación de Zaragoza fue condenada por el Juzgado de lo Penal número 4 de dicha ciudad al ser la responsable de una falta de lesiones por imprudencia, tras causar varias quemaduras a una señora de 40 años mediante un tratamiento de láser para la eliminación de vello en las piernas. Antes de la celebración del juicio, la esteticista abonó una cantidad de 9.500 euros como indemnización, de tal manera que por ello, la sentencia no la condena por responsabilidad civil.

Según los hechos descritos en la sentencia, la mujer acudió a realizarse la depilación notando en la segunda sesión un dolor y sensación de quemadura, y comentándoselo así a la esteticista para su conocimiento. Ante esto, la especialista siguió con el tratamiento manifestando que lo que sucedía era normal, pero finalmente la clienta decidió no seguir ya que el dolor le resultaba casi insoportable. De esta manera, necesitó asistencia médica y otra serie de tratamientos que tardaron 112 días en curar y a su vez causó cicatrices perjudicando por tanto su estética. La acusada, sin embargo, reconoció en todo momento sus hechos y manifestó conformidad ante la pena que le fue impuesta. “El Defensor del Paciente” indicó que en la primera sesión se realizó la prueba sobre la piel antes de iniciar el tratamiento, pero que no se hizo lo mismo en la segunda. Así pues, ante esto, dos sentencias de la Audiencia Provincial de Zaragoza establecen la obligación de que la prueba sobre la piel deberá realizarse antes de cada tratamiento total y evitar así consecuencias como la que acabamos de analizar.

1ª Visita GRATUITA. Llame ahora al 911 33 31 44

[trx_button type=”square” style=”global” size=”medium” fullsize=”no” icon=”icon-mail” popup=”no” bottom=”15″]PIDA CITA y consúltenos sobre cualquier asunto  que le pueda afectar. Le llamaremos a la mayor brevedad.[/trx_button]

 

© 2018 by JMA

logo-footer