código penalCada vez con más frecuencia los partidos de fútbol disputados los fines de semana en ligas juveniles e infantiles, terminan convertidos en batallas campales entre padres. Familiares que en vez de animar a pequeños y jóvenes acaban enzarzados en peleas con aficionados del equipo contrario. El árbitro suele ser otro de los grandes perjudicados en estas situaciones. Los insultos o amenazas e incluso la violencia física en mayor o menor grado, son algunos de los comportamientos más comunes de estos “hooligans” cada día, más habituales.

Respuesta legal a los comportamientos más comunes.

Así, cabe decir que el Código Penal prevé para los comportamientos más comunes de los padres, penas que van desde la imposición de una multa en mayor o menor cantidad hasta la pena de prisión de 3 años.

  1. Injurias, insultos y gestos provocativos (artículos 208 a 216 del C.P.). Estos comportamientos suponen la acción o expresión directa a lesionar la dignidad de otra persona con carácter grave y público. Los insultos, vejaciones y gestos provocativos realizados contra una persona en un espacio público, como es un campo de fútbol, “se castigarán con la pena de multa de seis a catorce meses y, en otro caso, con la de tres a siete meses”. Las injurias solamente serán perseguibles mediante denuncia de la persona agraviada o de su representante legal.
  2. Amenazas (artículos 169 a 171 C.P.). Proferir amenazas hacia uno sujeto podrá ser constitutivo de delito de amenaza en mayor o menor grado de gravedad. Esta conducta está penada con hasta cinco años de prisión para los casos más graves.
  3. Lesiones (artículos 147 a 156 del C.P.). Según las heridas provocadas, el Código Penal prevé penas que van desde la multa máxima de uno a tres meses en caso de lesiones leves, a la pena de prisión de tres a seis años para casos de especial gravedad.

Comportamientos de grupo:

  1. Riña tumultuaria (artículo 154 del C.P.): Las tánganas realizadas en los terrenos de juego, gradas y sus alrededores, son comunes en todas las categorías del fútbol nacional e internacional. La participación en una riña tumultuaria puede provocar resultados de magnitudes muy dispares, desde lesiones leves a graves, insultos, y hasta homicidios imprudentes. Ante la dificultad de distinguir a cada uno de los intervinientes en la riña, el Código Penal impone por la mera participación “pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a 24 meses”. a cada uno de los partícipes.
  2. Alteración del orden público (Artículo 557 del C.P.): “Quienes actuando en grupo o individualmente pero amparados en él, alteraren la paz pública ejecutando actos de violencia sobre las personas o sobre las cosas, o amenazando a otros con llevarlos a cabo, serán castigados con una pena de seis meses a tres años de prisión”.

Es preciso recordar, que la respuesta a las provocaciones o agresiones no siempre tiene cabida dentro del derecho a la legítima defensa. El código penal en el precepto 20.4º regula los requisitos imprescindibles para que la conducta del que responde esté amparada por la legítima defensa.

Cuando la respuesta entra dentro del derecho a la legítima defensa:

  • En primer lugar, se exige que la agresión inicial sea ilegítima
  • Que exista racionalidad en el medio empleado como respuesta para repeler la agresión
  • Que la agresión inicial sea ilegítima
  • Y, por último, la ausencia de provocación suficiente por parte del defensor

1ª Visita GRATUITA. Llame ahora al 911 33 31 44

[trx_button type=”square” style=”global” size=”medium” fullsize=”no” icon=”icon-mail” popup=”no” bottom=”15″]PIDA CITA y consúltenos sobre cualquier asunto  que le pueda afectar. Le llamaremos a la mayor brevedad.[/trx_button]
CategorySin categoría

© 2018 by JMA

logo-footer